Llega el final de curso y con él los exámenes finales, un periodo donde los estudiantes de nuestros hogares han de darlo todo y sacar lo mejor de ellos para superar un curso más. Además de el esfuerzo y la constancia, sabemos que el entorno de estudio también influye en su concentración y rendimiento. Es por eso que en esta entrada te daremos una serie de consejos para crear una zona de trabajo de diez.

El primer consejo hace referencia a la distribución de los muebles. Tiene que verse una clara diferencia entre la zona de estudio y la zona de descanso y de ocio. Coloca el escritorio lo más alejado de la cama que el espacio te permita, y si es posible que no se vea la cama des de él. De este modo, favorecerás la concentración máxima en la zona de estudio.

Otro elemento clave para favorecer el estudio es la iluminación. Si es posible localiza el escritorio en un lugar donde haya luz natural, es mejor para la visión que la artificial y además le proporcionará al niño/a energía y positividad.

El escritorio bajo la ventana es una buena solución para tener luz natural

Si por el espacio, no es posible aprovechar la luz natural, utiliza una lámpara pero teniendo en cuenta dos aspectos claves. En primer lugar, la posición, tiene que estar orientada frente a la mano con la que el niño escribe y en segundo lugar, la bombilla. Te recomendamos que pongas una luz más blanca que cálida, ya que no daña tanto la visión.

El orden es otro elemento fundamental en la organización de una zona de estudio. Pon diferentes soluciones de almacenaje como una librería, estantes, un book con cajones y ruedas para guardar cosas, entre otros. De este modo los niños tendrán un espacio para guardar todos los materiales escolares. Eso beneficiará su disciplina y así también tener una visión ordenada del espacio les ayudará a mantener la concentración.

En esta habitación Ringo el terminal del armario con estantes es perfecto para tenerlo todo ordenado y a mano del escritorio y el book con ruedas es un extra de almacenaje

Las sillas completan la zona de estudio de una habitación. Es donde el estudiante pasa mucho tiempo en la misma postura, es por eso que tienen que ser adecuadas. Tienes que elegir una silla que tenga un buen espacio de apoyo para la espalda y los brazos, para evitar que el cuerpo se resienta después de muchas horas de estudio. Recuerda que también la silla debe tener apoyo lumbar, para que éstas queden bien sujetas y evitar tensiones musculares.

Una silla alta y cómoda con agarre lumbar y apoyo para los brazos será una buena compañera de estudio

Propuesta habitación Ringo con escritorio en acabado acacia

Y finalmente, el escritorio. Te recomendamos que sea de un solo color, no muy chillón, y a poder ser mate, sin brillo. Los colores vivos y el brillo pueden despistar a los niños y dificultar su concentración.

Crea un espacio de estudio diez para que los estudiantes de tu casa se sientan cómodos para darlo todo en la recta final! También puede interesarte Nueva colección de dormitorios juveniles Ringo y Habitaciones juveniles para todo tipo de adolescentes.