Hoy queremos arrojar un poquito de luz sobre un aspecto de la decoración que a menudo no se tiene muy en cuenta: la iluminación en los dormitorios infantiles.  Los niños pasan mucho tiempo en su habitación jugando, pintando, haciendo deberes o descansando así que es fundamental que el dormitorio esté correctamente iluminado. Hoy, desde Kibuc. consejos para iluminar dormitorios infantiles.

Consejos para iluminar dormitorios infantiles. Algunas ideas con luz propia

Consejos para iluminar dormitorios infantiles. Dormitorio Ringo de Kibuc

1-Debes aprovechar al máximo la luz natural que entra por las ventanas. Cuantas menos horas necesite tu hijo o hija la luz artificial mejor para su vista. Para ello es importante que las cortinas sean traslúcidas para que dejen entrar la luz solar sin deslumbrar. También te recomendamos que uses un tono claro a la hora de pintar las paredes así no oscurecerás el espacio.

Consejos para iluminar dormitorios infantiles. Dormitorio Niu de Kibuc

2-Combina una luz general con otras auxiliares. La luz general podría ser una lámpara de techo, plafón o aplique. Escoge una iluminación que no sea demasiado fría pero que le permita ver bien a tu hijo en todo momento. Es interesante incorporar un regulador de intensidad o potenciómetro que te permita adaptar la luz del dormitorio a cada momento del día o a las distintas necesidades de tu hijo.

3-Incorpora una luz auxiliar en la mesita de noche. Creemos que lo más adecuado sería una lámpara de bajo consumo o de luz led que emita una luz cálida que invite a la tranquilidad. Si tu hijo se despierta de noche y necesita encender una luz la tendrá a mano. Si tienes la costumbre de contarle un cuento antes de dormirlo, con esta luz auxiliar crearás el clima adecuado para la relajación. Si tu hijo es “miedoso” también puedes incorporar un quitamiedos, les dará seguridad a la hora de levantarse de la cama de noche.

4-Para los escritorios y las zonas de estudio, te recomendamos una luz homogénea y focalizada que sea preferentemente blanca o neutra. Lo más recomendable es utilizar una intensidad entre 800 y 1000 lux. Respecto a la calidad de la luz lo mejor es que sea fría, entre 5.500 y 10.000 grados kelvin. La iluminación de las zonas de trabajo es muy importante ya que al leer, escribir o estudiar tu hijo somete su visión a un mayor esfuerzo. Es especialmente importante, en este sentido, aprovechar la luz natural. El lugar ideal para colocar el escritorio sería en perpendicular a la ventana o entrada de luz.

Consejos para iluminar dormitorios infantiles. Dormitorio Niu de Kibuc

Consejos para iluminar dormitorios infantiles. Dormitorio Ringo de Kibuc

¿Qué te han parecido estos consejos para iluminar los dormitorios infantiles? Si esta información te ha gustado, comprártela con tus amigos.