El buen mantenimiento del colchón incide directamente en tu descanso y como consecuencia en tu salud. Muy atent@ a estos consejos de Kibuc.

Cuidar el colchón de la manera adecuada es fundamental para un buen descanso y para que te dure más en condiciones óptimas. Asocama, la Asociación Española de la Cama, aconseja cambiar el colchón como máximo cada 10 años. Esto significa que durante este periodo de tiempo, los componentes del equipo de descanso van perdiendo calidad y efectividad hasta llegar un punto en el que su uso puede perjudicar nuestro descanso. Desde Kibuc te damos algunos consejos básicos para que mantengas tu colchón en perfectas condiciones hasta que te toque cambiarlo:

Regla número uno: airear el colchón. Si hacemos la cama inmediatamente después de levantarnos, el colchón no se ventilará lo suficiente. Es mejor sacudirlo junto con la ropa de cama para evitar la acumulación de polvo y humedad y, transcurridos 15 minutos, dejar la cama otra vez intacta. En verano, cuando aprieta el calor y nuestro cuerpo transpira, aconsejamos largar este tiempo de ventilación hasta los 30 minutos.

Antes de hacer la cama es fundamental dejar airear el colchón por lo menos 15 minutos

Además, una vez al año puedes colocar el colchón en posición vertical junto a una ventana durante 12 horas y, si tu casa se encuentra en un lugar de clima húmedo, realiza este proceso 2 o 3 veces al año.

Pasa el aspirador como mínimo una vez al mes. Para evitar la acumulación de polvo y ácaros, te aconsejamos que pases el aspirador por ambas caras.

De todos modos, generalmente es aconsejable realizar limpiezas en seco ni tampoco empapar demasiado el colchón, pues la humedad puede afectar a sus capas interiores. Si tienes que limpiar alguna mancha con un poco de agua, realiza siempre el secado en un lugar ventilado pero sin que el colchón reciba directamente los rayos del sol. También te puedes ayudar de un secador de pelo.

La funda es la mejor protección. Es nuestra mejor aliada para evitar que el colchón se manche ya que se convertirá en una barrera entre el colchón y el exterior mientras que, al mismo tiempo se podrá lavar a máquina como cualquier otro tejido. Según el uso que se le dé al colchón, esta funda se debe lavar aproximadamente una vez al mes. La funda más recomendable es la de algodón y si es impermeable mejor.

Atención: no se deben colocar fundas impermeables en un colchón de látex, pues por su composición, este tipo de colchones necesita ventilación.

                                                                       Colchón Komfort duo visco y látex de Kibuc

Darle la vuelta al colchón periódicamente. Así evitaremos deformaciones. De todos modos, es normal que con el uso el colchón pierda aproximadamente un 10% de altura. Debes darle la vuelta al colchón cada tres meses, de arriba abajo y de pies a cabeza.  La única excepción reside en los modelos viscoelásticos que sólo tienen una cara útil, la viscoelástica. Estos colchones únicamente se deben girar de cabeza a pies o al revés, pero nunca de arriba abajo.

Colchón de viscoelástica de 3 capas de Kibuc. A los colchones de viscoelástica no les debes dar la vuelta para airearlos, ya que sólo tienen una cara útil.

No saltar sobre el colchón. Es importante concienciar a los niños para que no salten sobre la cama con el fin de evitar deformaciones del colchón. Asimismo, si necesitas ponerte de pie sobre el colchón es mejor hacerlo apoyando los pies en los laterales y no en el centro.

Escoger la base adecuada. Muy importante, cada tipo de colchón necesita su base. Por ejemplo, los colchones de látex necesitan ventilarse, por lo que se deben mantener lejos de focos de humedad y se combinarán con bases transpirables como, por ejemplo, los laminados de madera. En un post poterior hablaremos sobre este interesante tema y de cómo debemos combinar los colchones con las bases y los tipo de bases que existen en el mercado.

Recuerda que el colchón es muy importante para tu descanso y por lo tanto para tu salud. Descubre todos los colchones de Kibuc en nuestra web, ven a las tiendas, túmbate y pruébalos.